martes, 17 de enero de 2012

Soneto y sílex

Cementerio de amapolas dormidas
donde el infierno se traduce en ayer
busca el bosque un lugar al amanecer
y el trigo un lugar para su espiga

dime, de los grandes árboles amiga
si un pobre corazón puede caber
vácuo, que no tiene ni por tener
un mal consuelo, consuelo que le abriga

solo mírame, corazón de sílex
palabra inquieta, mano arrecía
donde has escondido mis Abriles

anochéceme hoy, que es de día
llévame al cobijo de aquellos viles
recuerdos que son melancolía

No hay comentarios:

Publicar un comentario